Alimentos prohibidos durante el embarazo | Alimentación para embarazadas

Tomates durante el embarazo: ¿es posible o no?

Muchas mujeres, al quedar embarazadas, se ven obligadas a negarse a comer ciertos alimentos, ya que pueden ser peligrosos para la salud del feto. Sorprendentemente, algunos médicos llaman a los tomates uno de estos productos. Pero tal vez no puedas comerlos solo salados, ¿pero puedes comerlos frescos? ¿O puedes comer, pero no todos? ¿Y si te atraen los tomates o pepinos en escabeche? Vamos a resolverlo.

Contenido del artículo

Los beneficios de los tomates durante el embarazo

Tomates durante el embarazo: ¿es posible o no?

Los tomates crecen en arbustos bajos y se consideran bayas, aunque en la cocina suelen llamarse verduras. Hay muchas propiedades útiles en los tomates. Se consideran el alimento ideal para quienes quieren reponer la pérdida en el organismo de minerales, ya que son ricos en potasio, magnesio, hierro, zinc, calcio y fósforo.

Los tomates contienen una gran cantidad de ácidos orgánicos (málico y cítrico), hay un gran aporte de serotonina, una hormona del buen humor, y hay pocas calorías en todo.

Considere los beneficios de comer tomates con más detalle:

  • El licopeno es un poderoso antioxidante que tiene un efecto beneficioso sobre el sistema circulatorio y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, para que sea mejor absorbido por el cuerpo, la toma de tomates debe ir acompañada de cualquier aceite vegetal;
  • El alto contenido de potasio de estos vegetales, también llamados vitamina del corazón, reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca;
  • Los tomates naturales, como el jugo de tomate, son útiles para la gastritis;
  • El contenido de serotonina y otros oligoelementos en este vegetal aumenta el tono del cuerpo y combate eficazmente la depresión;
  • Además, el jugo de tomates frescos combate eficazmente el estreñimiento y normaliza la actividad del estómago y los intestinos;
  • Se ha observado el efecto beneficioso de los tomates sobre las funciones del sistema urinario;
  • Las verduras enlatadas, debido al alto contenido de ácido láctico, tienen un efecto positivo sobre la microflora intestinal;
  • Las propiedades de la papilla de tomate son ampliamente conocidas para ayudar con las venas varicosas; para este propósito, la papilla se aplica a las venas hinchadas por la noche.

Todo lo anterior se aplica a los tomates molidos. Los invernaderos se consideran inferiores, ya que se pueden usar varios conservantes y fertilizantes químicos durante su cultivo. Además, hay que recordar que en guiso, fritoParte de la vitamina se destruye en forma hervida o hervida, por lo que no se pueden esperar los beneficios de las verduras procesadas a alta temperatura.

Daño

Las personas que padecen alergias alimentarias deben eliminar o limitar el uso de tomates en su dieta, ya que es una posible reacción extremadamente negativa del organismo. Con precaución, debe usar este vegetal y aquellos que estén enfermos de cálculos biliares, debido a la posibilidad de que los tomates causen agravamiento y dolor.

El uso prolongado de jugo de tomate puede provocar un fenómeno tan desagradable como piedras y arena en los riñones. Y los tomates salados y en escabeche deben excluirse por completo de la alimentación de pacientes hipertensos y personas con enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos.

¿Está bien comer tomates durante el embarazo?

Tomates durante el embarazo: ¿es posible o no?

Las mujeres embarazadas, al decidir si pueden comer tomates durante el embarazo, deben, en primer lugar, prestar atención a la lista general de contraindicaciones. Si no hay enfermedades enumeradas en el último párrafo, sin duda, puede y debe comer tomates. Por lo tanto, si desea tomates durante el embarazo, por supuesto, cómelos para su salud.

Sin embargo, no olvide los límites razonables. También debe recordar que los mejores nutrientes de los tomates se absorben junto con las grasas: aceite vegetal o de oliva. Por lo tanto, las ensaladas ligeras de tomates, pepinos, junto con otras verduras se convertirán en un excelente depósito de vitaminas y minerales durante el embarazo.

Las mujeres embarazadas deben comer tomates por las siguientes razones:

  • el hierro y el potasio son beneficiosos para el sistema hematopoyético;
  • el fósforo y el calcio ayudan a desarrollar y fortalecer el sistema inerte del bebé;
  • vitamina C: protege contra los resfriados;
  • Las vitaminas B son responsables del funcionamiento estable de los intestinos y el sistema nervioso;
  • La vitamina B9 debe consumirse en preparación para el embarazo, ya que previene las malformaciones fetales. Además, esta vitamina está indicada al comienzo del embarazo, de 1 a 4 semanas.

Comer tomates salados durante el embarazo

Comencemos con el hecho de que es perjudicial para las mujeres embarazadas comer todo lo enlatado y demasiado salado, y los tomates no son una excepción. Para el poeta, aunque quiera, los tomates enlatados son tabú. Una mujer que espera un bebé tiene una doble carga en los órganos urinarios, ya que están diseñados para atender a dos personas: una madre y su bebé por nacer.

Por tanto, cualquier producto que pueda tener un efecto negativo sobre el estado de los riñones está contraindicado para una mujer embarazada. Esto amenaza con edema, deterioro del bienestar, aparición de cálculos renales e inflamación. Por lo tanto, para no provocar problemas con su propia salud, es mejor abandonar por completo los tomates salados durante el embarazo, incluso si se sienten fuertemente atraídos.

¿Cómo comer tomates durante el embarazo?

Deben consumirse tomates para una mujer embarazadab exclusivamente crudo. Si no hay contraindicaciones, se recomienda que una mujer coma 1-2 tomates por día. Es entonces cuando recibirá la cantidad necesaria de nutrientes y vitaminas tanto para ella como para el niño.

Ya hemos mencionado los tomates enlatados, pero en cuanto a los que han sido cocidos, tampoco son recomendables para la alimentación de mujeres embarazadas. De hecho, al cocinar o guisar, los ácidos orgánicos de las verduras se vuelven inorgánicos y, en concentraciones elevadas, solo pueden hacer daño.

Las mujeres durante el embarazo, más que nunca, deben recordar los beneficios que aportan las frutas y verduras frescas a una persona. Son ellos quienes son un depósito ilimitado de sustancias útiles que son tan necesarias para un niño en desarrollo. ¡Sea saludable y disfrute de su embarazo!

Puedo comer TOMATE si tengo diabetes 🍅

Publicación anterior ¿Cómo hacer un líquido brillante con tus propias manos usando luminol?
Publicación siguiente Caza de brujas: 10 estrellas sospechosas de hacer magia