QUÉDATE CONMIGO SEÑOR ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN DEL SANTO PADRE PIÓ

Oración permisiva después de la confesión

Una oración de permiso es una oración de limpieza, que un clérigo recita sobre una persona después de realizar cierto rito. Se cree que gracias a ella, una persona puede deshacerse de la impureza y así acercarse al Señor.

Descubriremos en qué casos se pronuncian fórmulas verbales de limpieza y por qué se hace esto.

Contenido del artículo

¿Cuándo se lee la oración de permiso?

En esencia, la fórmula de limpieza es la absolución del Blog a través del sacerdote de los pecados humanos. Sin embargo, se pronuncia solo si el cristiano realmente se dio cuenta de sus errores y odió el pecado que él mismo cometió. ¿Cuándo se lee la oración de permiso?

En la ortodoxia, según una tradición muy antigua, el perdón de los pecados con el uso de la limpieza se produce solo en tres casos:

  • después del parto;
  • después de la confesión;
  • en el funeral.

En la última versión, después de completar el ritual, al difunto se le coloca en la mano un trozo de papel con la fórmula o el camino, como comúnmente se le llama en el círculo de la iglesia.

Oraciones funerarias

Oración permisiva después de la confesión

Todo el servicio funerario consta de muchos cánticos, que el sacerdote canta durante todo el triste evento. Los textos describen el destino humano de manera abstracta, comenzando con referencias al pecado original, que cometieron nuestros antepasados ​​Adán y Eva, y terminando con los mandamientos de que una persona simplemente regresa al polvo del que fue tomada.

Es interesante que la oración de despedida por el difunto se pueda leer solo si llevó una vida agradable al Señor.

Los signos de una vida así incluyen:

  • llevar una vida espiritual;
  • confesión periódica en la iglesia;
  • comunión regular.

Después de la precesión solemne, pero no muy alegre, en el cementerio, y el sacerdote lee un cierto número de extractos del Evangelio, el ritual de purificación comenzará con la recitación de una oración de permiso en el funeral solemne.

Gracias a las palabras liberadoras del clérigo, el difunto es perdonado de sus pecados y, en cierto sentido, se libera de las dificultades y la fragilidad de este mundo, si, por supuesto, durante su vida se arrepintió repetidamente ante el Señor después de cometer actos impíos. Como se ha mencionado más arribaDespués de eso, se pone en la mano del difunto un papel con el texto de la oración de permiso. Luego, al entrar en la otra vida, la persona se reconcilia con el Señor.

¿Cuándo no se lee la fórmula de purga ?

Esto solo sucede si el sacerdote se niega a atender al difunto, lo cual es posible en tales situaciones:

Oración permisiva después de la confesión
  • Los días de Pascua y Navidad son considerados por el clero ortodoxo no laborable , por lo tanto, el difunto no es llevado a la iglesia y no es enterrado, incluso si fue una persona muy devota durante su vida;
  • Si, antes de la muerte, en su testamento, una persona pide no realizarle un ritual;
  • El sacerdote tampoco respetará los suicidios en el funeral. Pero si resulta que el fallecido tenía trastornos mentales, puede probar suerte en una determinada comisión: la administración diocesana, donde, puramente teóricamente, pueden otorgar permiso para un servicio funerario.

Sacramento de la Penitencia

El arrepentimiento o la confesión es un ritual en el que una persona le confiesa a un clérigo que ha cometido pecados. En el proceso de un monólogo unilateral, por parte del penitente, por supuesto, el sacerdote le perdona todos los pecados, gracias a lo cual recibe automáticamente el perdón de manera invisible del mismo Jesucristo.

De hecho, el proceso de confesión es un trabajo mental muy duro que obliga a una persona a desnudar su alma frente a un siervo del Señor , es decir. sacerdote.

¿Cómo se hace el arrepentimiento?

  • El sacerdote dice ciertas oraciones, animando al cristiano sinceramente a confesar sus pecados;
  • Luego un hombre, de pie ante el análogo, sobre el cual descansa el Evangelio, como antes que el Señor expresa todos sus pecados;
  • Después de la confesión, el sacerdote cubre la cabeza del arrepentido con una cinta tejida bordada - epitrachilia;
  • A continuación, se dice una oración de absolución en el sacramento de la confesión, gracias a la cual el sacerdote en el nombre de Cristo libera al cristiano de los pecados.

El arrepentimiento de los pecados ante una persona ayuda a purificar el alma de un cristiano, por lo que se produce su reconciliación con el Señor.

Oración de permiso para la madre

Lo más interesante es que la Iglesia Ortodoxa Rusa no tiene ningún derecho doctrinal a asumir ninguna impureza física, lo cual se menciona repetidamente en el Nuevo Testamento, en particular, en Hechos en el cap. 10 y en el Evangelio de Marcos en el cap. 7. Por lo tanto, una persona puede ser contaminada sólo mentalmente, pero en la práctica la situación es diferente. La impureza física ritual de un cristiano impide la conexión con lo sagrado.

Quizás el disgusto por la mujer se deba al comportamiento de Eva, quien sin embargo le dio la manzana prohibida a Adán.

De hecho, de hecho, solo las mujeres pueden ser físicamente impuras en la ortodoxia:

Oración permisiva después de la confesión
  • Qiimpureza clásica . Los días críticos pueden considerarse una indicación directa para evitar que una mujer ingrese a la iglesia. Durante este período, no tiene derecho a tocar ninguna parafernalia sagrada ni a recibir la comunión. Se hace una excepción solo para aquellas que están en su lecho de muerte en el momento de la menstruación;
  • Impureza genérica. Las madres recién nacidas se consideran impuras durante los 40 días posteriores al nacimiento de un hijo, por lo que deben abstenerse de ir a la iglesia. Como en la versión anterior, no tiene derecho a recibir la comunión y tocar objetos sagrados.

¿De dónde, en general, proviene el concepto de impureza, bajo el cual se debe decir una oración de permiso para la madre?

Este concepto fue tomado por la ortodoxia del judaísmo o, para ser más precisos, de las prescripciones del libro de Levítico. En él se dice que una mujer está impura durante su período, así como durante los 40 días posteriores a la expulsión del niño de su útero.

El hecho de que una mujer sea tratada con prejuicios también se evidencia por el hecho de que, al nacer un niño, permanece impura durante 40 días, al nacer una niña, los 80. Aparentemente, la hermosa mitad de la humanidad se enfrentó a tal discriminación solo por por el pecado original cometido por Dios sabe cuando Eva.

Por otro lado, en el judaísmo y el cristianismo, el nacimiento de un niño debe considerarse una bendición. En este caso, se puede apelar a la primera Epístola a Timoteo cap. 2, que dice que la esposa se salvará por el parto . De hecho, este momento se omite y en las ideas ortodoxas modernas, el parto se identifica con la profanación. Es por eso que el sacerdote debe leer una oración especial de permisividad después del parto para que una mujer pueda regresar a la iglesia después de 40 u 80 días.

La oración permisiva es una forma peculiar de limpiar el alma humana, gracias a la cual un cristiano puede acercarse al Señor. A pesar de un cierto conjunto de leyes restrictivas establecidas por reglas canónicas, la fórmula de limpieza le permite a una persona deshacerse de la carga de sus propios pecados.

¡Tres maneras de confesarte fácilmente!

Publicación anterior Hacer un gato con fieltro: los secretos del dominio
Publicación siguiente Recetas para hacer un delicioso bizcocho de masa picada